• Welcome
    Quien no ve la belleza está condenado a destruirla...
    Quien no la ve, no la echa en falta y la confunde.
  • The Slider
    Quien no ve la belleza está condenado a destruirla...
    Quien no la ve, no la echa en falta y la confunde.
  • Shortcode Generator

  • Support

Pascual De Cabo Díaz

Alicante, 1952.

“Quien no ve la belleza está condenado a destruirla… Quien no la ve, no la echa en falta y la confunde.”

Lo figurativo constituye el punto de partida de su obra. A partir de él, su obra se mueve en todos los sentidos (impresionista, expresionista, realista, surrealista) y alcanza cotas de gran belleza. Sus obras llevan el sello de una personalidad artística acusada. Tanto desde el punto de vista de la composición como desde el punto de vista del colorido. Sus paisajes están impregnados del amor contemplativo de quien se acerca a la naturaleza, ávido de color. En sus retratos, en cambio, hay tensión. De Cabo contempla al ser humano desde una soberbia lejanía no exenta de ternura.

Celoso de su pintura, preserva sus sentimientos de cualquier influencia emocional cotidiana. En sus paisajes no fluyen sus sentimientos que podían convertirle en un mal remedo del romanticismo y, con evidente generosidad, le concede al paisaje captado en sus lienzos el derecho a mostrarse tal cual es. Él afirma que se identificó plenamente con el paisaje mallorquín.

Si en su obra se decanta preferentemente por el paisaje, es porque éste le concede un mayor margen de creatividad. A la hora de pintar un paisaje, De Cabo no mira el cielo, mira la tierra. Sus pinceles se detienen, a veces, en aspectos parciales del paisaje pero que constituyen, por sí mismos, un prodigio de armonía y luz. A la legua se nota que plasma en sus lienzos lo que le sale del alma, aquello que cala hondo en su sensibilidad.

Edit